Cómo vender un inmueble

Se da por supuesto que nadie compra un bien inmueble sin que previamente lo haya visto y examinado a fondo, y sólo cuando se ha comprobado su estado y condiciones se toma la definitiva decisión de compra.

Es frecuente que antes de otorgar La escritura pública, se firme un documento privado, que por tener esta condición no deja de ser un contrato válido y exigible entre las partes que lo suscriben, y que por la importancia que tiene es conveniente acudir a un profesional. En cualquier caso, antes de la firma de este documento, deben tomarse las siguientes precauciones:

a) Comprobar la personalidad de la parte vendedora. Pueden ser varios los propietarios, y si es así, todos deben comparecer y firmar el contrato. En el caso de ser un bien ganancial, deben firmarlo los dos cónyuges, y aún cuando fuere un bien privativo de uno de ellos, pero sirviera como domicilio conyugal, también deben firmar los dos. En el caso de estar representado el propietario por un apoderado, debe exhibir la escritura de poder original y comprobar que en sus facultades está comprendida la de vender el inmueble.

b) Comprobar las cargas. Es imprescindible antes de firmar ningún documento verificar en el Registro de la Propiedad el estado de cargas de la vivienda, solicitando una nota simple informativa. Si hubiere alguna hipoteca, comprobar las condiciones de la misma y el préstamo pendiente de liquidar.

c) Gastos corrientes. Debe comprobar si está al corriente en el pago del Impuesto de Bienes Inmuebles y de los gastos de la comunidad de propietarios, mediante la exhibición del recibo último del IBI y una certificación expedida por el Presidente de la comunidad o una previa información a través del Administrador de la finca.

d) Gastos escritura. Debe quedar claramente convenido cómo se pagan los gastos que ha de originar el otorgamiento de la escritura de compraventa. Si se pacta su abono según ley, la parte vendedora pagará la escritura matriz y el Impuesto municipal de Incremento de Valor de los Bienes de Naturaleza Urbana (más conocido por “plus-valía”), y el comprador pagará el resto de gastos: copia de la escritura, impuesto de Transmisiones Patrimoniales (o IVA si se trata de una primera venta realizada por el promotor) y la inscripción en el Registro de la Propiedad..No obstante, es libre el pacto de cómo se abonan todos estos gastos.

e) Ayuda y desgravación fiscal por adquisición vivienda habitual. Sólo en el supuesto de compra de la vivienda que ha de servir de domicilio habitual y permanente, existen ayudas oficiales (Plan Nacional de Vivienda) a través del Ministerio de Fomento y de la Generalidad Valenciana, consistentes en subvenciones a fondo perdido o financiaciones cualificadas, cuya concesión está sujeta a reunir determinados requisitos personales y económicos. Asimismo, si la compra se financia mediante hipoteca, existen desgravaciones en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas. Dado que las cuantía y requisitos son mudables casi anualmente, es conveniente informarse sobre la posibilidad y alcance de estas ayudas o desgravaciones ante de realizar la compra.