El Colegio

¿Qué es el Colegio de Administradores de Fincas?

El COLEGIO DE ADMINISTRADORES DE FINCAS DE VALENCIA-CASTELLÓN es una Corporación de Derecho Público con personalidad jurídica propia y plena capacidad para el cumplimiento de sus fines. La institución se rige por sus propios Estatutos y Reglamentos de régimen interno.

Es una agrupación de profesionales que se dedican a la administración del patrimonio inmobiliario. Su actividad comprende las provincias de Valencia y Castellón y agrupa a cerca de 1.000 colegiados que administran casi el 80% de las viviendas de la zona de influencia.

Funciones del Colegio

  • VELA para que la actividad profesional, en base a principios éticos, sea adecuada a los intereses y derechos de los ciudadanos, siendo uno de los puntales principales la preservación del Derecho fundamental a la Vivienda. También vela para garantizar la conservación y administración de los bienes y del patrimonio inmobiliario.
  • DEFIENDE los intereses profesionales de sus colegiados evitando la mala praxis y la competencia desleal.
  • ORGANIZA actividades con contenido social y cultura para sus colegiados.
  • ARBITRA y media en los conflictos que se susciten entre colegiados, entre colegiados y sus clientes y entre los clientes de los colegiados.
  • EMITE informes y dictámenes sobre cuestiones que entren dentro del ámbito profesional de sus colegiados.
  • REPRESENTA los intereses generales de la profesión ante la Administración y ante otras instituciones representativas de ámbito autonómico y estatal.
  • FOMENTA acuerdos con otras entidades, organizaciones o colegios dentro de su ámbito de influencia.
  • FORMA Y RECICLA ofreciendo formación continuada, organiza periódicamente cursos de formación profesional para actualizar y ampliar los conocimientos de los colegiados y de sus empleados y colaboradores, así como la posibilidad de obtener un título propio online a través de la Universitat de València con la obtención del Diploma de extensión universitaria en Estudios Inmobiliarios.
  • INFORMA al consumidor y usuario de sus derechos y obligaciones.

Y además todas las funciones necesarias para alcanzar los objetivos colegiales que se consideren favorables para los intereses profesionales.